sábado, noviembre 18, 2006

No hay manta para tapar esto

Pucherazo, selección a dedo, predominio de intereses político o como ustedes quieran llamarlo. El resultado del concurso por la plaza de Las Ventas no es más que eso: un engaño, una decisión personal, "más vale pájaro en mano que ciento volando"... etc etc.
No es que Simón Casas sea santo de mi devoción, la verdad. Una vez le tuve que llamar para hacerle ciertas preguntas y me entraron ganas de colgar el teléfono por cosas que no contaré, por mucho que Rosa me diga que es "carne de blog". Sin embargo, hay que reconocer que su oferta era la mejor objetivamente. Cualquier persona con dos dedos de frente y una actitud pragmática le habría considerado ganador.
Tampoco es que Martínez Uranga me disguste del todo. Pero ahí queda su plica, sosita y "basada en la experiencia de los años anteriores", algo que yo traduciría en un "poco se puede hacer para no palmar dinero a excepción de San Isidro". Además, como me están diciendo por el Messenger ahora mismo, ha ganado y punto, no es cuestión de comenzar una guerra contra él. La única persona que merece ser diana de todos los ataques de la afición madrileña es Esperanza Aguirre o Ignacio González, porque, señores, esta vez si que "no hay manta para tapar esto".

Etiquetas: ,

1 Comments:

Anonymous Niño Burbuja said...

Que nos cuentes lo de Simón.

19/11/06 12:56  

Publicar un comentario

<< Home