martes, diciembre 23, 2008

Mind the gap (y II)


Creo que los ojos se me debían de salir de las cuencas. En el momento en el que nos colocó el filete entero de bacalao encima de las patatas fritas, tuvimos que poner la misma expresión de habernos encontrado con una rata en el interior de un bote de Coca Cola. “Five pounds each, please”. Pues nada, five pounds. Y camino del hotel con el cartucho de pescao inglés. Que si quieres “fish and chips”, Catalina. “Mind-the-gap” se habría descojonado vivo. Es lo que tiene jugar con ventaja en tu propio país, igualito que con la pinta de cerveza. No habría sido tan difícil comentarnos que de pequeños trocitos nada, que allí el pez no se cortaba y te lo tenías que comer tal cual. Pero claro, que el pobre no salía de esas tres palabras tan difíciles de olvidar para un usuario del metro londinense…

Al día siguiente, no volvimos a escucharlo hasta después del Cambio de Guardia; esa exhibición, disciplinada y musical, de soldaditos de plomo a tamaño natural. Tras entrar en contacto con el masivo calor humano apostado frente al palacio de Buckingham, fuimos a buscar a Mr. “Mind the gap” hasta Green Park. Nuestro amigo se alegró de vernos, a pesar de haberle sido infiel unas cuantas horas antes con el autobús de dos pisos. Y se vino con nosotras a montar en el London Eye. De gratis, eso sí. Echádole jeta. Total, nadie lo ve. Sólo se le oye o se le recuerda.

Por listo, por venir allá donde íbamos, se tragó también el coñazo del barquito. Támesis arriba. Allá donde Londres seguro que recibe otros nombres que bien podrían sonar a Leganés o Alcorcón. Le faltó tiempo, como a nosotras, de ver la cúpula de la catedral de San Pablo para echar pie a tierra y, de paso, tropezarse por pura casualidad con el Globe de Shakespeare. Con Dios, hermano “Thames Clipper River Roamer”, que nosotros nos vamos caminito de Fleet Street. Que siga usted recogiendo a tanta gente y pasando varias veces al día por debajo del Tower Bridge. Se lo cambio gustosa por la “M-40 a la altura de los túneles del Pardo”, a pesar de que cualquier día pudiera terminar de catamarán hasta los cojones.

Por la calle del “barbero diabólico”, ni rastro de Sweeney Todd. Ningún atisbo, tampoco, de periodista alguno. Hace tiempo que las grandes cabeceras se marcharon de allí, dejando solas y sin amigos a las “Royal Courts of Justice”. ¿Cómo podría definir la pinta de ese edificio? Tal vez algo así como “reducto de Camelot urbano donde los caballeros de la Tabla Redonda usan toga en vez de armadura”. Me temo que mi colega, el de la voz del metro, no habría estado muy de acuerdo conmigo en caso de haberme escuchado… El hombre era más bien de “sota, caballo y rey”. Eso de imaginar parecía no ir mucho con él...

Y prefiero pensar que cogimos Covent Garden en horas bajas, o que la expectación era demasiado alta. Por más vueltas que dimos no encontramos nada extraordinario por allá, a excepción de unos cuantos locales en los que no resultaba difícil imaginarse a una misma echando una tarde entera en ellos, para ver pasar a la gente por la calle. Llegados a este punto, seguro que Mr. “Mind the gap” me habría dicho cuatro cosas con mucho gusto, pero me parece que el peor momento para todo un “londoner” como él estaba por llegar. Y todo por culpa del Museo Británico. Entrar en semejante lugar te plantea la duda de si los ingleses de verdad se desvivían por la arqueología… o si lo que realmente les pasaba es que eran “amantes de lo ajeno”. Va a ser que me decanto por lo segundo…

Sí, se cabreó conmigo. Bueno, eso es lo que habría hecho de haber sido real. Sin embargo, nos dio mucha pena despedirnos de él unas cuantas horas después de flipar en colores con los frisos del Partenón “conservados en almíbar”. Tuvimos una hora, entre el barrio de Bloomsbury y el aeropuerto de Heathrow, para sonreír – incluso - con la atención tan desmesurada que nos dedicaba nuestro colega, tan preocupado durante esos cuatro días de que no se nos fuera a olvidar el dichoso agujerito. Pero - ¡lo que son las cosas! - una vez en el avión, eché mucho de menos alguna voz masculina que me dijera algo así como “mind the gap between London and Madrid”.

Etiquetas:

12 Comments:

Blogger Arcana Mundi said...

Saludos.
Le escribo para hacerle efectiva la invitación a mi blog.
En él inserto un artículo en el que advierto a todos los que quieran leerlo lo que me ocurrió con el Santander Central Hispano. Yo caí… hasta cierto punto, en el engaño. Pero al menos mi experiencia valdrá para que otros no sigan mi camino.
La verdad, nunca aguanté la mentira.
Sobra decir que siempre que lo desee será bien recibido en mi humilde espacio virtual.
Un abrazo desde Gran Canaria.

23/12/08 14:02  
Anonymous jabonero said...

¿Hay algo más cuadriculado que un inglés?

24/12/08 08:47  
Blogger Noelia Jiménez said...

Cómo escribes, niña... Te has ganado un premio. Tienes un regalo en mi blog. ¡¡Feliz Navidad!! Besazos.

24/12/08 09:24  
Anonymous Anónimo said...

DESDE VILLALPANDO PARIS Y LONDRES DESPUES DE VAGAR POR LA RED ENCONTRE TU BLOG Y ME SUPUSE QUE ERA DE TOROS POR SU TITULO LO CUAL ME LLEVE UNA DECEPCION PERO LUEGO COMPROBE QUE ERAS SEGUIDORA DE GARCI Y AUN MAS ME PENETRASTE CUANDO VI QUE ERAS SEGUIDORA DE ROQUE EL MOÑIGO GERMAN EL TIÑOSO Y DANIEL EL MOCHUELO.
GRACIAS POR TENER LOS MISMOS GUSTOS A PESAR DE SER DIFICIL

31/12/08 22:06  
Blogger Covadonga said...

Pues si indagas un poquito más te darás cuenta de que sí, de que mi blog, a veces, va de toros. El nombre es sólo porque soy aficionada. Un símil no muy conseguido...
Por cierto, no suelo publicar anónimos, pero contigo hago una excepción. Si quieres volver a comentar, deja al menos un nombre. Serás muy bien recibido, por supuesto.
Y gracias, también, por compartir ciertos gusto.
¡Un saludo!

1/1/09 17:23  
Anonymous Anónimo said...

desde villalpando paris y londres.
gracias por tu excepcion y por compartir ciertos gustos
te quiero hacer una pregunta ¿no te gusta la saga del padrino de copola?
gracias


villalpando paris y londres

1/1/09 21:33  
Blogger Covadonga said...

Perdón por mi torpeza, ya veo cuál es tu nombre.
La saga de "El Padrino" es una de las muchas cosas que, respecto a cine, tengo pendiente. Asi que, por desgracia, no puedo responderte.
¡Un saludo!

2/1/09 10:20  
Anonymous Dani said...

Sigo enamorado de Londres, y ver tu artículo (doble) de Mind the Gap me ha hecho recoerdar grandes momentos en la capital de la Pérfida Albion.
Y claro, el día 12 voy a ver a Morante, al Cid y a mi protegidísimo Jose Mari Manzanares. Y te dices por dentro "Mind the Gap".
Definitivamente cambio el fino por la Guinness, ¿pero a Morante?. Ni por un concierto de los Ramones.

Desde la sombra.

2/4/09 11:45  
Blogger Covadonga said...

¡Hola Dani! Muchas gracias por leerme. Yo prefiero la manzanilla al fino, la verdad. A partes iguales con la Guinness ;)
A mí el 12 me toca Talavante. Y no tengo otra opción.
Muchas gracias por leerme "desde la sombra".
¡Un saludo!

2/4/09 11:53  
Anonymous Dani said...

Buenas tardes. Ni toros en la Maestranza ni torero en Las Ventas.
Solo rescato una media de Morante, un par de banderillas de Curro Javier y el Alcalareño y el voluntarismo de Manzanares. Mal, muy mal la ganadería de Zalduendo.
Creo que a tí con el extremeño no debió tampoco de irte muy bien. este chico ya puede espabilar, porque está dormido.
A veces preferiría escuchar a los Ramones.

Desde la sombra.

14/4/09 16:15  
Blogger Covadonga said...

Y yo irme a un concierto de Javier Ruibal...
No, la cosa por los madriles no fue mucho mejor:
http://blogs.plus.es/andanada_del_9/

14/4/09 16:29  
Anonymous Dani said...

Ayer leí una columna en El País que rezaba: Talavante o la indolencia.
Y cierto es, hace dos años le vimos hacer una extraordinaria faena al último toro de un ennegrecido Domingo de Resurrección, allí donde muere el tendido 7 y nace el 6, ni sombra de lo que demostró en San Isidro del año pasado y seguimos viendo que no levanta cabeza. Y a mí me da pena, porque ese chico lo tiene, y lo tiene, y lo tiene, pero no lo saca, no lo saca, no lo saca.

Ojo que en breve tenemos a Miguel Tendero en la Monumental de Las Ventas. Y yo creo que lo tiene.

Desde la sombra.

14/4/09 17:51  

Publicar un comentario

<< Home