domingo, marzo 29, 2009

El candado

1. Enviar el pedido.

2. Terminar el informe.

3. Reunión a las 12.

4. Responer varios e-mails.

5. Almuerzo con el director.

Eso es todo. Para ellos. Para él, no. Lo más importante para él no está ahí. Pero eso no lo sabe nadie. Nadie, excepto él. No le deja concentrarse. No puede hacerlo poque sabe que está allí, en el cajón de su escritorio. Bajo llave. Escondida, o esa era la intención. Pero lo llama, o él siente que lo llama. Y mira el candado. Y quiere abrirlo. Y quiere cogerla.

Por eso se le olvida. Por eso va al despacho del director a las doce de la mañana. Le dice que no, que habían acordado un almuerzo, ¿no era así? Y vuelve a su sitio, pero sólo ve el candado. Va a por un café, para hacer tiempo. No le calma, tampoco lo pretendía. Pero da vueltas por la oficina. Y luego se sienta de nuevo. Quiere acabar el informe, pero no está en su sitio. Está en el de enfrente. Y se levanta, y se sienta otra vez. Ahora ya bien. Echa hacia atrás el respaldo del sillón, y ve el candado. Y se incorpora. Va a la sala de reuniones. Papeles revueltos sobre la mesa. Terminó hace rato. Nadie le avisó.

Regresa a su puesto de trabajo. Los correos electrónicos, recuerda. Responde, o al menos lo intenta. Le dicen que el contrato con K.O. se debió cerrar ayer, que qué pasa. No lo sé, contesta. Y da al botón de "enviar". Que por qué va con tanto retraso el asunto con los de abastos. No me importa, sostiene. No soy yo, es el candado. Es el cajón. Es lo que hay dentro del cajón. No lo entenderán, les comenta. Y vuelve a mirarlo. Te llaman por teléfono, le dicen. Que te llaman por teléfono, insisten. Que lo cojas de una vez. Que si estás sordo. Sordo, piensa. Sí. Y ciego, también. Que si ha enviado el pedido. Que si ya ha enviado el pedido. Joder, que si lo ha mandado o no.

Lo llama. Lo vuelve a llamar, pero ahora no son ellos. Es el cajón. Es el candado. Le tiembla el pulso. Lo nota al teclear "q" en lugar de "a". Lo siente al escribir el signo de interrogación en vez del exclamativo. Pero no es él. Es el cajón. Es el candado. Ellos dibujan también un cerco de sudor bajo las axilas. Ellos le taponan los oídos. Y se dice que ya basta, que ha sido suficiente. Y coge la llave, minúscula. Y la mete en la cerradura. Hace ruido. Tropieza con el escritorio. Y el candado se abre, por fin. Y agarra el tirador. Y allí está, brillante. Sobre el fondo oscuro.

Etiquetas:

12 Comments:

Anonymous Piru said...

Tia que petarda eres,actualiza ya

28/4/09 03:43  
Blogger aceituno1982 said...

Estaba escuchando a Los Piratas, pensando en actualizar mi espacio, cuando casualmente di con tu entrada del camino de baldosas amarillas. Era diciembre de 2006, y justo hoy, en abril de 2009, internet ha permitido que viaje en el tiempo tres años y lea lo que escribiste. Tras hacerlo, regresé aquí, a 2009, y como ya habías actualizado tu blog decidí escribirte un comentario en tu última actualización. Mi nombre es Tomás, por cierto. Tus palabras de 2006 me han transmitido mucho y me siento muy identificado con ellas. Por eso, ahora que han pasado tres años desde aquel tú que leí en mi viaje en el tiempo a 2006, no puedo resistirme a preguntarte: ¿Cómo llevas tu búsqueda del camino de baldosas amarillas? Buenas noches. Tomás.

aceituno1982@hotmail.com

29/4/09 03:17  
Anonymous Anónimo said...

Si, claro, pura estrategia

Lo que pasa es que así nos obliga

a visitar la andanada del 9:)

29/4/09 12:03  
Blogger Covadonga said...

Anónimo. Sí, últimamente la Andananda del 9 me tiene absorvida cual cabeza de langostino.
Y publico tu comentario porque va de buen rollo, pero siempre requiero UN NOMBRE o algo similar. ;)
¡Un saludo!

29/4/09 13:57  
Blogger Moe de Triana said...

Un blog cuya cabecera es una foto tomada desde el Altozano, made in Triana totlmente del todo, merece que la enlace y que siga este rinconcito de la red...

Un saludasso.

25/5/09 19:17  
Blogger Covadonga said...

Muchas gracias, trianero ;)
¡Bienvenido!

25/5/09 19:30  
Anonymous Anónimo said...

Venga Covadonga. Di algo ya so floja. que cuando cuadernos de tauromaquia salga todos los meses no sé que va a ser de ti

17/6/09 20:03  
Blogger Covadonga said...

¿Y tú eres...?

17/6/09 21:28  
Anonymous Anónimo said...

Escribe algo antes que termine el año y que no sea sobre toros, porfi.
Echo de menos tus palabras.

David Azul.

23/10/09 16:30  
Blogger Raquel said...

Jelou!
:)

19/11/09 19:23  
Blogger Noelia Jiménez said...

¡Vuelve! ¡Feliz Año! Aunque no sé si felicitarte ya 2011, que a este paso... ¡¡Escribeeeeeeee!!

6/1/10 12:21  
Blogger Covadonga said...

¡Hola Noelia! ¡Feliz año a ti también! Espero que se hayan portado bien los Reyes contigo ;)
Por ahora no creo que vuelva. A lo mejor en unos meses... No se sabe. Pero me parece que mi lugar en la andanada me va a tener más absorvida de lo que quisiera.
Un beso y gracias por tu comentario.

6/1/10 22:30  

Publicar un comentario

<< Home