martes, septiembre 25, 2007

"Pogreso" made in Spain

Por cuestiones que no viene al caso explicar, un día recaí en la página web de una empresa de catering sevillana. Curioseando en ella, me encontré con una sorprendente frase con la que se intentaba dar cuenta de lo prometedores que fueron sus inicios en el mundo de la hostelería:
"En 1939 obtiene el traspaso de la cervecería Baviera, en la calle Sierpes. Tras una profunda reforma, lo que era un típico establecimiento de barriles y serrín, se transforma en un moderno restaurante - marisquería".
Seguro que los dueños de este grupo empresarial incluyeron esta referencia en su reseña histórica con la mejor intención del mundo. Sin embargo, no sé exactamente muy bien por qué motivo, en cuanto la leí me vino a la mente la famosa frase del "Pocero":
Tengo que reconocer que me quedo con las tascas de barriles y serrín. Descubrir que algunas se siguen manteniendo a pesar de las modas, de la cocina de diseño y de todas las marisquerías caras del mundo, para mí supone una gran alegría. Parece que algunos confunden la solera con los bares cutres de banderines deportivos y alicatado de cuarto de baño.
En cambio, me indigno cada vez que enfilo la carretera de Andalucía y, en medio del campo, veo aparecer un criadero de moles de cemento y hormigón, esqueletos de edificios desnudos que van recibiendo poco a poco a sus habitantes: jóvenes parejas, las más de las veces, que hipotecan hasta el hígado con tal de ser dueños de cuatro paredes donde cobijarse cuando llegan cada día del trabajo.
En fin, a veces me pregunto qué concepción del progreso es la que tienen algunas personas...

Etiquetas: ,

7 Comments:

Blogger Javi Boix said...

Yo creo que en ciertos aspectos en vez de evolucionar hemos involucionado.

¿Has leído lo del Soro?

Un besico

26/9/07 17:53  
Blogger Covadonga said...

¡Ya ves! Otro como Ortega Cano, ¡qué pena! Y tal y como está el panorama ahora mismo. En fin...

26/9/07 17:58  
Anonymous Niño Burbuja said...

"(...) en medio del campo, veo aparecer un criadero de moles de cemento y hormigón, esqueletos de edificios desnudos que van recibiendo poco a poco a sus habitantes: jóvenes parejas, la más de las veces, que hipotecan hasta el hígado con tal de ser dueños de cuatro paredes donde cobijarse cuando llegan cada día del trabajo".

Ole, ole, ole y ole. Y me cagon tus muertos porque eso me hubiera gustado escribirlo a mí.

27/9/07 14:01  
Blogger Covadonga said...

¡¡Pelota!! A mí sí que me hubiera gustado escribir mogollón de cosas que llevan tu firma, no jodas.

27/9/07 15:22  
Anonymous Niño Burbuja said...

Entonces pelota tú.

28/9/07 14:01  
Blogger María said...

Progreso no hay más que uno, querida mía. Hacia delante. Siempre hacia delante. Así es como hemos llegado, gracias a DIOS, hasta aquí.

30/9/07 21:27  
Blogger Noelia Jiménez said...

Hipotecarse hasta el hígado es, a menudo, la única opción para no tirar el dinero con un alquiler exorbitante y para que Hacienda te cruja un poquito menos... Te lo dice una recién hipotecada hasta el hígado y más allá, una acojonada de todas todas que, con suerte, terminará de pagar sus 70 metros cuadrados cuando alcance la friolera de 63 añitos. Ayyyyyyyyyyy...

4/10/07 00:24  

Publicar un comentario

<< Home