jueves, abril 05, 2007

Dos horas y media

Del todo a la nada en dos horas y media. De lo dulce a lo amargo. De la felicidad a la tristeza. De la mejor compañía a la más absoluta soledad. De encontrarse por un momento a volver a perderse por el camino. De la vida en muerte a la muerte en vida. Dos horas y media.
Un vagón de tren desierto, vacío como los días que van a venir, se ocupa de deshacer sonrisas y construir penas. La pesadumbre nos da con insistencia en el hombro para evitar caer en el sueño y las imágenes recientes duelen como punzadas en las sienes al saber que todo cambiará en cuestión de minutos.

Nada consuela, todo duele. En dos horas y media.

Etiquetas:

6 Comments:

Anonymous Piru said...

Ánimo.

La mayoría de la gente no tiene en la vida lo que tu en dos horas y media.

Un placer,preciosa.

5/4/07 16:13  
Anonymous Niño Burbuja said...

Piensa que todo esto te va a servir para disfrutar todavía más lo bueno que te está esperando. Seguro.

5/4/07 21:04  
Blogger Vomitaciones desde fuera said...

Dos horas y media que han de volver a ser. Esa es nuestra esperanza que nos lleva a luchar por la felicidad.

Me reservo una fecha en la agenda, tal y como me has pedido en el blog.

Besos,

5/4/07 22:22  
Blogger El Oliva said...

Sólo sacaste el billete de ida, pero, ¿y el de vuelta?

Saludos

6/4/07 00:14  
Blogger Covadonga said...

Hablo del billete de vuelta. Ese es el problema, la vuelta.

6/4/07 01:52  
Blogger M. Atitar de la Fuente said...

Los trenes rápidos son una mierda...

6/4/07 03:20  

Publicar un comentario

<< Home