martes, mayo 23, 2006

Mi único afán

Mi único afán es escribir frases que quemen los ojos, que transpiren a través de cada letra esta furia contenida, vomitar con ellas aquellos pensamientos que te dediqué (que os dediqué), y que no eran dignos de ti (dignos de vosotros).
Mi único afán es vivir deprisa para evitar contemplar cómo se van los días, para evitar mirar al otro lado del cristal e impedir que las imágenes que pasan a toda velocidad, como los fotogramas de una película basada en hechos reales, no acaben por embotarme en la idiotez del que espera permanentemente.
Mi único afán es obligarme a mí misma a no caer de nuevo en la tortura autoinducida, reprochándome el no haber asesinado a traición a mi otro yo ingenuo de una vez por todas.
Mi único afán es condenarte (condenaros) al olvido, sepultarte (sepultaros) bajo esa losa que tú mismo (que vosotros mismos) labrasteis de la piedra con esmero, con dedicación, con el cuidado y la meticulosidad con la que un herrero da forma al sable, golpeando el acero contra el yunque.
Mi único afán es guardar luto por ti (por vosotros). Todos los muertos se merecen un sepelio, y tú (y vosotros) no eres menos (no sois menos). A través de estas palabras correré la lápida bajo la cual se pudrirá tu recuerdo (vuestro recuerdo). Recuerdo que, por mucho que arroje puñados de tierra sobre él hasta ver mis manos sangrar, continuará expeliendo de cuando en vez ese olor dulzón y abyecto de cuerpo corrupto a que huelen los cementerios.

Etiquetas:

3 Comments:

Anonymous alonso said...

merece la pena guardar luto????????


"(entristecido, voy cerrando la vieja
estilográfica)"

24/5/06 00:00  
Blogger M. Atitar de la Fuente said...

ufff...ponte alegre anda...molas más ;-)

24/5/06 02:24  
Anonymous Alfanhui said...

Me gustas así. Me siento

20/6/06 23:25  

Publicar un comentario

<< Home