martes, mayo 08, 2007

Al igual que un grano en aquella zona


La primera vez que pasé por la Plaza de la Encarnación fue allá por el 2000. Mis padres y yo no teníamos más remedio que coger allí el autobús número 27, que nos llevaba hasta el hotel en el que nos hospedamos durante la Feria de Abril de aquel año. Por más que lo intento, no recuerdo con exactitud qué había por aquel entonces en la zona en la cual están construyendo en estos instantes el polémico Metrosol Parasol.

En cambio, sí sé que en el 2004 habían descubierto en ese lugar las ruinas de una fábrica de salazón de pescado romana y estaban en plena fase de excavación arqueológica. Tal hallazgo hizo cambiar los planes que el Ayuntamiento sevillano tenía para la Encarnación y se decidió levantar en aquellos terrenos el proyecto llevado a cabo por Sacyr, que está convirtiendo la zona en una extraña mezcla de estilos arquitectónicos chirriantes con el entorno.

El famoso Metrosol Parasol, que se espera inaugurar en el año 2008, albergará el nuevo mercado de la Encarnación, un Antiquarium (en el que se podrán contemplar los restos hallados), una zona comercial y otra de restauración. Hasta ahí todo perfecto, ahora, la cosa se empieza a torcer cuando la obra va tomando forma y aquello comienza a asemejarse cada vez más a la casa de un David El Gnomo futurista a escala 100:1. Entonces, una se acuerda de aquellos apuntes tan majos de geografía que estudiaba en el instituto y en los cuales se hacía mención al desarrollo del casco histórico de las ciudades en relación con el respeto por el entorno, porque Monteseirín se los ha pasado enteros por el forro... de los cojones (que si no lo digo me quedo a medias).

Algunos de los que se muestran a favor del proyecto lo comparan con el Centro George Pompidou de París y de paso lo califican como apuesta "vanguardista e innovadora". Esto me recuerda al poco cariño que me inspiran las plazas de toros cubiertas de nueva construcción, que cuando las estaban proyectando iban para polideportivos y hospitales pero decidieron cambiar su cometido en el último minuto y así se quedaron. En fin, que sólo encuentro una forma de denominar al "rompedor" (y nunca mejor dicho) Metrosol Parasol: Es como un grano en el precioso culo de Sevilla.

Etiquetas: ,

5 Comments:

Anonymous Piru said...

El Pompidou es una maravilla de la arquitectura nada comparado con "eso" que nos han puesto ahi al lao...

Y no,no tengo gafas,fue una noche de alcohol que se las robé a alguien xD

8/5/07 23:27  
Anonymous torerodetriana, siempre said...

Haciendo de abogado del diablo y llevando ht últimas consecuencias mi condición de sofista nato, me permito romper una lanza a favor de mi querido alcalde Monteseirín, (al cual no votaré,pero no te hagas ilusiones, Brother Zoido)
El Mercado de la Encarnación se encuentra en un stand by desde finales de los 70. De hecho, los comerciantes (tenderos,que siempre snará mejor) llevan soportando un mercado "provisional" desde más de 30 años. Que sea feo o bonito puede ser discutible. Tema en el q no entro puesto que no tengo conocimientos suficientes para ello, pero hacer falta, hacía.

Y te lo dice un rancio de cojones ;)

8/5/07 23:45  
Blogger Ana said...

La verdad es que lo que están haciendo en la Encarnación no tiene nombre. De urbanismo deben haber leído bastante poco...

14/5/07 17:27  
Blogger Covadonga said...

¡Hola Ana! Gracias por visitarme. Me alegro de que coincidas conmigo. ¡Un saludo!

16/5/07 14:46  
Anonymous Piru said...

No tia xD
Normalmente es negro pero cuando retoco alguna foto (como es el caso) y le pongo un fondo blanco o letras o similar lo acoplo para que el efecto quede mejor

(y eso es basicamente lo que hago,en vez de estudiar xD)
Bss¡¡

16/5/07 22:30  

Publicar un comentario

<< Home